8/27/2008

El HIT del momento

Guayaquil (PSC).- Hoy el país se despertó con una melodía conocida, tan irritante como melancólica. El Aula Magna de la Universidad Caótica del puerto principal fue el escenario para la presentación -en vivo y sin censuras- de la banda clásica del Municipio de Oachakill, los NOchieros. El retorno de estos talentos musicales ha sido esperado por varios grupos estudiantiles, a pesar de los escándalos en que se han visto envueltos sus integrantes a lo largo de los últimos años. De más está decir que la prensa acudió con su arsenal completo para cubrir tan fastuoso evento que ningún ecuatoriano en el mundo debe pasar por alto.


El grupo, sin embargo, se encuentra intacto, gracias al esfuerzo y apoyo del Grupo NOboa, que hizo posible el reencuentro de los "hijos predilectos de la partidocracia", título de su primer álbum, que hizo conocidos y aclamados temas clásicos del pentagrama nacional, como "De esta teta no mamará la oligarkía", "Venacá paramearte", "Oachakill independiente", el villancico infantil "El Meón de Taura" y la balada romántica "Moriremos en el intento", grabada en los estudios del próspero empresario petrolero Gil-mar NOtiérrex.


Y a pesar de los años, estos músicos mantienen el sonido de siempre, con el mismo repertorio, tocan los mismos temas sin variación alguna. Claro, algunos han denunciado que sus presentaciones no serían en vivo, sino un playback de las antiguas grabaciones, con el afán de engañar a su público fiel. No obstante, el manager de la banda, Jogito NOrtiz, ha desvirtuado estas acusaciones al denunciar, por su parte, que se trata de un boicot orquestado por la cúpula comunista de la galaxia y sus alrededores floridos, por lo cual no tiene sustento válido ni legal.


Por último, vale recordar un poco de la historia de los integrantes de los NOchieros, ya que aunque son los mismos de siempre, nunca falta algún desmemoriado que hace quedar mal a su pueblo:
  • Locio NOtiérrex, en la primera guitarra: oriundo de la provincia oriental del NOpo Villa. Sus primeros pasos en el ámbito musical los dio con el fusil al hombro, en las jornadas democráticas del Ejército Nacional, entre bala y bala. De carácter decidido, nunca se contradice, sus criterios son firmes como sus convicciones. O sea, nada.
  • Ardalá NOcaram, bajista y segunda voz del grupo: de origen desconocido (se rumora que llegó en un helicóptero vestido de Batman, proveniente de una galaxia muy, muy lejana...). Sus "negocios" lo han alejado por varios años de su Ecuador del alma, pero ha estado pendiente siempre de su regreso triunfal a las tablas, las rejas, los escenarios y las pasarelas del puerto que lo vio crecer y convertirse en el monstruo que ahora es (en términos musicales, entiéndase). Es el único de los integrantes de los NOchieros que ha grabado como solista un CD ("El loco que ama") y ha publicado un libro autobiográfico ("Yo nunca seré de vos: historia de un escape"). Sus temas más sonados fueron "Déjenlo volver", "La mano de Dios" (en alusión al primer millón en la aduana de su hijo Kakobito) y el hit "El rock de la cárcel" que, lamentablemente nunca pudo estrenarse debidamente en la Peni del Litoral por culpa de intereses encontrados. Encontrados en Panamá.
  • Meón Ferbes-NOrdero, baterista de clase mundial: desde chiquito le gustó caer a palos (a los tambores), ha compuesto varios temas para películas independientes, como la parábola bíblica "El secuestro de Isaías" y el western épico "Jaime el Sucio". Conocido por su afición a los caballos y -aunque muy pocos lo saben- al arte Taurino. "Se mea de la emoción" cuando va a la plaza, según su representante. Personaje inovlidable que ha contaminado la escena musical ecuatoriana con su percusión ácida y furiosa por alrededor de 25 años. Hasta hoy, se encontraba retirado en su palacete de fondos públicos y salía cada noche a contemplar el ocaso en La Prosperina.
  • Jamie NObot, vocalista y guitarrista, hombre orquesta: sabido entre sabidos, luchó incansablemente para reunir a la banda, a pesar de las diferencias (económicas, siempre) que los habían distanciado. Asegura que está en marcha un proyecto musical novedoso, aunque los arreglos son los mismos de siempre, la mismas canciones y los mismos integrantes. Por las madrugadas se lo puede ver trotando con su mentor, Meón, por las calles bien cuidadas de Flor de Bastión, barrio preferido del personaje en cuestión. Lleno de atenciones con las personas pobres de su ciudad, le encanta lanzarse de frente al lodo en las inundaciones, aunque asegura que no es su función prevenirlas, que eso le corresponde al alcalde. Le encanta sacar cédula nueva cada mes, con un formato distinto y colores brillantes, para diferenciarse de los centralistas que pretenden que el documento nacional de identidad tenga un formato igual para todos. NObot no cree en la igualdad. Él es él, los demás solo son pueblo.

3 comentarios:

Gabriela Lemos dijo...

Es hasta ahora el mejor Vengador que he leido!!!!!!!!

El Apestado dijo...

Buen grupo, con buena cobertura en los noticieros nacionales, salvo al meón que no se le ve ni el ojo

Tuchis dijo...

Cague de banda